Nueva etapa en las relaciones bilaterales entre Argentina y Chile

Con la llegada al poder de un nuevo gobierno en Argentina, se renuevan las esperanzas de una mejora en la relación bilateral para con Chile, que se encontraba prácticamente paralizada en los últimos años. El contacto entre los mandatarios de ambos países, Mauricio Macri y Michelle Bachelet, parece transmitir la voluntad de incrementar la cooperación en todos los frentes.

El deterioro en las relaciones entre ambos países encontró su punto más bajo luego de que Argentina cortara las exportaciones de gas al vecino país, por un conflicto relacionado al precio que se pagaba por el millón de BTU de gas natural, considerado muy por debajo del valor internacional. Esta decisión unilateral enfrió la relación, que no logró recuperarse hacia fines del año 2015, cuando las elecciones en Argentina marcaron la posibilidad de renovar los lazos de amistad entre las dos naciones.

MERCOSURCaracterizada por vaivenes y desconfianza, la relación con Argentina es hoy muy importante para Chile. Por un lado, se trata de una vía de acceso a la costa del Atlántico y al MERCOSUR, el mercado económico común de los países de Sudamérica, que confronta con la Alianza del Pacífico por el dominio del comercio regional. Además, Argentina puede ser fuente de recursos de los que Chile carece, como el petróleo y el gas, y dada la proximidad entre los países, separados por la Cordillera de los Andes, los costos derivados del transporte y la logística se reducirían sensiblemente en comparación con la importación de gas licuado en barcos.

Proyectos pendientes, como el Corredor Bioceánico para lograr una mayor apertura comercial y circulación de bienes, podrían finalmente convertirse en realidad de consolidarse la voluntad política tanto de Macri como de Bachelet para impulsar estos proyectos, paralizados por los desencuentros entre las administraciones anteriores de ambas naciones. Sólo queda esperar y ver si los resultados son tan positivos como las expectativas.