Es un hecho claro e incuestionable que Chile es un país punto de referencia en Sudamérica en lo que respecta al crecimiento económico que ha mostrado hace ya varias décadas.

Es uno de los países que cuenta con la mayor cantidad de negocios, y estabilidad económica para los mismos que les ha permitido tener un país moderno. La cantidad considerable de eventos culturales y la infraestructura que muestra son clara muestra de que es un país a la vanguardia en Latinoamérica. No obstante, Chile ha sabido sortear diferentes momentos de dificultad.

El gobierno de Salvador Allende fue el primer gobierno socialista en la historia chilena y se tradujo en diversas problemáticas como la escasez de alimentos que llevó al pueblo chileno a hacer largas colas para tener lo mínimo para sus días.

Por otro lado, llega el gobierno de Augusto Pinochet que, aunque económicamente significó una victoria para Chile de la mano de un modelo económico liberal iniciado por los “Chicago boys” que recibieron la confianza de Pinochet, no obstante, fue acompañado de la muerte de aquellos que se oponían al régimen.

El gobierno de Michelle Bachellet mantiene una política de tendencia de izquierda, esto es, por ejemplo, incremento en los impuestos con la intención de crear un estado más grande y re-distribuidor, apoyo a los gremios de trabajadores, etc. Todo esto, ha generado que entre los empresarios haya la percepción de que los buenos tiempos, de 35 años de apoyo a un modelo económico liberal, se estén acabando.5020940715_7c3722ef97_b

Podría ser, como afirman algunos especialistas, que no sea necesariamente las políticas de Bachellet las que están amenazando o dañando en cierta forma la economía chilena. En opinión de algunos, no es lo suficientemente de izquierda como para generar los daños que una izquierda agresiva podría generar.

La clave de la mejora para un, quizá, incierto panorama chileno, estaría en acelerar el cambio de una economía basada en la exportación de materias primas a la de una basada en la transformación. Para divertirse está casino games app; pero en asuntos de economía, se requiere de decisiones importantes que no deben tardar.